Noticias solo para curiosos


Datos que no sabías sobre el verdadero Drácula




Últimamente, el tema de los vampiros se ha puesto muy de moda. Han aparecido series de televisión, películas y sagas literarias acerca del tema, pero ninguna se compara con la grandeza que alcanzó la obra de Bram Stoker.


Drácula narra la ya conocida historia de un conde que se alimentaba con la sangre de vírgenes y es prácticamente una lectura obligada no sólo en muchas instituciones académicas, sino para la vida. Sin embargo, muy pocos conocen el verdadero origen de la conocida novela. 




Bram Stoker se basó en una persona real para crear al personaje: Vlad Ţepeş. Este antiguo príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumania), realmente llamado Vlad Drăculea, fue conocido por su cruel cotidianidad. Uno podría sorprenderse al descubrir lo desalmado que llegaba a ser en cuestiones tan comunes y no tan comunes de la vida.


Entre las cosas que hacía, se encontraba una en específico que desataba rumores acerca de su naturaleza “vampiresca”, pues se dice que solía beber la sangre de sus víctimas en copas mientras comía delante de ellos.







Las crueles prácticas de Vlad III inspiraron una de las obras literarias más conocidas en la historia, las que a su vez sirvieron como guía para crear más literatura y cine.


Y para que conozcas un poco más sobre este cruel príncipe, en este post hay diez datos curiosos acerca de su vida.









1. Luego de pasar varios años en una prisión de Turquía, fue liberado sólo para darse cuenta de que su padre había sido traicionado y enterrado vivo. Sabía que los nobles cercanos a él eran los culpables, pero no sabía exactamente quiénes eran. Por eso invitó a los 500 a una fiesta donde fueron empalados.


El método que Vlad utilizaba reforzaba con espinas el final de las estacas, que se introducían por el ano de la persona hasta que salia por la boca.








2. Drácula significa “hijo de dragón”. Vlad realmente se hacía llamar Drácula. Tanto Vlad III como su padre pertenecían a la Orden del Dragón y es así que Vlad II se hacía llamar Dracul, que significa Dragón, y Vlad III, Drácula, hijo de dragón.



3. Vlad era el príncipe, y esto implicaba hacer cumplir la ley. Lo hacía mediante el empalamiento, no importaba si el crimen era pequeño o grande. De todas maneras había excepciones, como cocinar a alguien y darlo de comer a su familia








4. La excusa de Vlad para matar a alguien era invitarlo a una fiesta o banquete. Lo hizo tantas veces que todo el mundo estaba al tanto de que un evento de este tipo implicaba la muerte. De todas maneras no se rehusaban a asistir porque eran empalados igualmente.







5. Para probar que los pobladores le temían, el príncipe dejó una copa de oro en el centro del pueblo. Ninguno de los habitantes se atrevió a tocarla.







6. Cuando los turcos atacaron la zona, Vlad envenenó sus propios pozos de agua para que no pudieran tomar de allí. Además quemó varias aldeas, para que no tuvieran donde descansar, y asesinó a los pobladores para que no tuvieran la satisfacción de hacerlo ellos.









7. Vlad murió en batalla contra los turcos, cuyo líder colocó su cabeza empalada fuera de su palacio. Misteriosamente, su cuerpo fue enterrado y poco después, desapareció.



8. Estuvo casado dos veces. Una de sus esposas le dio dos hijos, pero ninguno de ellos llegó al trono.



9. Una vez, un comerciante acudió a él para quejarse de que unos ladrones le habían robado una bolsa de monedas de oro. El príncipe le ordenó que regresara al día siguiente. Cuando lo hizo, los ladrones y sus familias estaban empalados. Posteriormente devolvió la bolsa al comerciante y lo hizo contar las monedas. Como sobraba una, el mercader lo mencionó y gracias a su honradez, salvó su vida.







10. Algunas caravanas de comerciantes alemanes en su ruta desde Serbiahasta Hungría, no pararon en Valaquia a comerciar con Vlad.


Éste, al enterarse de la falta de respeto hacia él y su pueblo, mandó capturar las caravanas y asesinar a los seiscientos comerciantes que las conformaban exceptuando a dos: a uno de ellos le sacó los ojos y al otro le cortó la lengua y los hizo volver con las cabezas de los comerciantes a Serbia.

Fashion

Beauty

Travel